domingo, 31 de julio de 2011

FLUIDOS DE PERFORACION

Una de las funciones básicas del fluido de perforación es sellar las formaciones permeables y controlar la filtración (pérdida de filtrado). Los problemas potenciales relacionados con los revoques gruesos y la filtración excesiva incluyen las condiciones de pozo reducido, el aumento del torque y arrastre, tuberías pegadas, la pérdida de circulación, la calidad inferior de los registros y daños a la formación. Con frecuencia se requiere un control adecuado de la filtración y la deposición de un revoque delgado de baja permeabilidad para evitar los problemas de perforación y producción.
Problemas potenciales relacionados
con el espesor excesivo del revoque:
1. Puntos apretados en el pozo que causan un arrastre excesivo.
2. Mayor suabeo y pistoneo debido a la reducción del espacio anular libre.
3. Pegadura por presión diferencial de la columna de perforación debido a la mayor superficie de contacto y al desarrollo rápido de las fuerzas de adhesión causado por la tasa de filtración más alta.
4. Dificultades con la cementación primaria debido al desplazamiento inadecuado del revoque.
5. Mayor dificultad para bajar el revestidor.
Problemas potenciales relacionados
con la invasión excesiva de filtrado:
1. Daños a la formación causados por  la invasión de filtrado y sólidos. La zona dañada está ubicada a una profundidad demasiado grande para que pueda ser reparada mediante perforación o acidificación. Los daños pueden consistir en precipitación de compuestos insolubles, cambios de
humectabilidad, cambios de permeabilidad relativa respecto al aceite o al gas, taponamiento de la
formación por finos o sólidos, y el hinchamiento de las arcillas in-situ.
2. Prueba inválida de muestreo del fluido de la formación. Las pruebas de flujo del fluido de la formación pueden dar resultados que se refieren al filtrado y no a los fluidos del yacimiento.
3. Dificultades en la evaluación de la formación causadas por la invasión excesiva de filtrado, la mala transmisión de las propiedades eléctricas a través de revoques gruesos, y posibles problemas
mecánicos al bajar y recuperar las herramientas de registro.
Propiedades erróneas medidas por las herramientas de registro (midiendo propiedades alteradas por
el filtrado en vez de las propiedades de los fluidos del yacimiento).
4. Las zonas de aceite y gas pueden pasar desapercibidas porque el filtrado está desplazando a los
hidrocarburos, alejándolos del pozo, lo cual dificulta su detección.

Fundamentos de la Filtración

Los fluidos de perforación son lechadas que se componen de una fase líquida y partículas sólidas. La filtración se refiere a la acción mediante la cual la presión diferencial hace entrar a la fase líquida del lodo de perforación dentro de una formación permeable. Durante este proceso, las partículas sólidas son filtradas, formando un revoque. Si la fase líquida también contiene un líquido inmiscible – tal como una salmuera en un lodo base aceite – entonces las gotas del líquido inmiscible también se depositarán en el revoque y contribuirán al control de filtración. La permeabilidad se refiere a la capacidad del fluido para fluir a través de formaciones porosas. Los sistemas de lodo deberían estar diseñados para sellar las zonas permeableslo más rápido posible con revoques lisos y delgados. En las formaciones muy permeables con grandes gargantas de poros, el lodo entero puede invadir la formación (según el tamaño de los sólidos del lodo). Para estas situaciones, será necesario usar agentes puenteantes para bloquear las aberturas, de manera que los sólidos del lodo puedan formar un sello. Los agentes puenteantes deben tener un tamaño aproximadamente igual a la mitad del tamaño de la abertura más grande. Dichos agentes puenteantes incluyen el carbonato de calcio, la celulosa molida y una gran variedad de materiales de pérdida de circulación.
La filtración ocurre bajo condiciones tanto dinámicas como estáticas, durante las operaciones de perforación. La filtración bajo condiciones dinámicas ocurre mientras el fluido de perforación está circulando. La filtración estática ocurre en otros momentos – durante las conexiones, los viajes o cuando el fluido no está circulando. Las mediciones de filtración y revoque de baja presión, baja temperatura y Alta Temperatura, Alta Presión (ATAP) del Instituto Americano del Petróleo (API) realizadas por el ingeniero del lodo son pruebas estáticas.
Estas pruebas son muy eficaces para evaluar las tendencias globales de filtración del lodo, y en cierto modo proporcionan una indicación de las características de la filtración dinámica de flujo laminar. Pruebas más complejas y laboriosas, realizadas con instrumentos de laboratorio, están disponibles para medir la filtración dinámica, pero no son prácticas para realizar pruebas de rutina.

PRUEBAS DE FILTRACIÓN ESTÁTICA
El API ha normalizado dos procedimientos para la prueba de filtración estática. La primera es la prueba de baja presión, baja temperatura y la otra es la prueba de filtrado ATAP (Alta Temperatura, Alta Presión).
Normalmente, la prueba de baja temperatura, baja presión se llama “prueba de filtración de API”.
El procedimiento de filtración de API es realizada durante 30 minutos a temperatura ambiente con una presión diferencial de 100 psi a través del papel filtro. Las variaciones de temperatura afectan esta prueba; por lo tanto se recomienda realizar esta prueba cada vez a más o menos la misma temperatura. En la gama de temperaturas de 70 a 140ºF, el volumen de filtrado aumentará en un 50% o aproximadamente 10% por cada aumento de temperatura de 15º. El volumen de filtrado de API es indicado por los centímetros cúbicos (cm3) de filtrado captado después de 30 minutos.
El espesor del revoque de API que se ha depositado durante la prueba de filtración de API está indicado en 1/32 de pulgada.
En algunas regiones, los operadores requieren medidas métricas, y el espesor del revoque está indicado en milímetros (mm).
La prueba ATAP es realizada durante 30 minutos a 300ºF o a una temperatura equivalente a la temperatura de la formación, con una presión diferencial de 500 psi a través del papel filtro. Esta prueba puede ser realizada a temperaturas tan bajas como 200ºF y tan altas como 450ºF. El valor indicado del filtrado ATAP es igual a dos veces (2x) los centímetros cúbicos (cm3) del filtrado captado después de 30 minutos. Se debe doblar el volumen de filtrado porque la superficie de filtración de la celda de filtración ATAP es igual a la mitad de la superficie de filtración de la celda de filtrado API. El espesor del revoque ATAP depositado durante la prueba de filtración ATAP está indicado en 1/32 pulgada o en milímetros (mm).
El receptor de filtrado para la prueba ATAP está presurizado para evitar la vaporización del filtrado calentado. Esta presión debe ser más alta que la presión de vapor de agua a la temperatura de prueba. A temperaturas de prueba de 300ºF o menos, la presión del receptor alcanza 100 psi con la presión de la celda a 600 psi. Para temperaturas de prueba superiores a 300ºF, la presión del receptor en la prueba ATAP debería ser determinada a partir de la presión de vapor de agua a la temperatura de prueba.
Se establece la presión de la celda o unidad superior a la presión del receptor más 500 psi para crear la presión diferencial estándar de 500 psi. Se usa un papel filtro Whatman Nº 50 o equivalente a las temperaturas de prueba inferiores a 350ºF. El papel filtro se carboniza (se consume) cuando las temperaturas se acercan a 400ºF. Discos de acero inoxidable Dynalloy X-5 o equivalentes deberían ser usados en lugar del papel filtro a temperaturas mayores de 350ºF. Los discos Dynalloy X-5 NO son reutilizables.
Otro tipo de prueba de filtración estática ATAP, el Aparato de Taponamiento de Permeabilidad (PPA), es usado ocasionalmente para evaluar la tasa de filtración a través de núcleos simulados (discos de aloxita o cerámica).
Esta prueba se llama Prueba de Taponamiento de Permeabilidad (PPT) y mide una “pérdida instantánea” y una pérdida de filtrado de 30 minutos a presiones muy altas (500 a 2.500 psi) y temperaturas elevadas. El PPA es una celda ATAP modificada con un pistón flotante y una cámara de lodo presurizada hidráulicamente. La unidad tiene el núcleo simulado en la parte superior de la celda y el filtrado es captado en la parte superior.

TEORÍA DE FILTRACIÓN
Para que la filtración pueda ocurrir, tres condiciones son necesarias:
1. Debe haber un líquido o un fluido líquido/lechada de sólidos.
2. Debe haber un medio permeable.
3. La presión del fluido debe ser más alta que la presión del medio permeable. Durante la perforación, se hace circular un fluido a través del pozo. Se perforan zonas permeables como las areniscas y se mantiene generalmente la presión hidrostática de la columna de lodo a una presión superior a la presión poral. Una vez que estas condiciones se han satisfecho, un revoque de sólidos de lodo se acumula sobre las formaciones permeables. Mientras tanto, la fase líquida del lodo, es decir el filtrado, fluirá a través del revoque y dentro de la formación. El espesor del revoque y la profundidad de invasión de filtrado son controlados por la concentración de sólidos, la presión diferencial, la permeabilidad del revoque y el tiempo de exposición.
Durante la exposición inicial de una formación permeable a un fluido de perforación, cuando los sólidos del lodo están formando un revoque de baja permeabilidad en el pozo, se produce una alta tasa de filtración y los sólidos finos del lodo invaden la formación. Esta alta tasa de filtración inicial se llama pérdida instantánea.
FILTRACIÓN ESTÁTICA
La filtración estática ocurre bajo condiciones estáticas, es decir en cualquier momento en que el lodo no está circulando. Varios factores controlan la tasa de filtración bajo estas condiciones. La ley de Darcy, un modelo clásico de flujo de fluido, ayuda a identificar los factores que afectan la filtración. También se puede usar par ilustrar el volumen de filtrado y el espesor del revoque.
La ley de Darcy se aplica al flujo de fluidos a través de materiales permeables (arena, arenisca o revoque). Puede ser usada para establecer la relación entre la tasa de filtración y la permeabilidad, superficie de la sección transversal, presión diferencial, viscosidad del filtrado y espesor del revoque.
Para el flujo de filtrado a través de un revoque, la permeabilidad del revoque es la permeabilidad determinante, visto que es mucho más baja que la permeabilidad de la formación. La ley de Darcy se puede escribir de la siguiente manera:
q = k μAh P
Donde:
q = Caudal de filtrado (cm3/seg)
k = Permeabilidad (darcys)
A = Superficie de la sección transversal
(cm2)
P = Presión diferencial (atmósferas)
μ = Viscosidad (cP)
h = Espesor del revoque (cm)

Como lo ilustra esta ecuación, la pérdida de filtrado es inferior cuando la permeabilidad del revoque es más baja, la
superficie es más pequeña y la presión diferencial es más baja. La filtración también disminuye cuando la viscosidad
del filtrado y el espesor del revoque aumentan, siempre que el revoque más grueso tenga la misma permeabilidad.
Durante los periodos estáticos, el espesor del revoque aumenta con el tiempo, pero la velocidad de deposición
disminuye. Un revoque grueso puede causar numerosos problemas y debería evitarse. Por lo tanto, la filtración estática es la principal preocupación y sería conveniente que cualquier situación de perforación sufriera la menor pérdida posible de filtrado.
Se evalúa la tasa de filtración de un fluido de perforación midiendo el volumen de filtrado captado durante un periodo estándar. Por este motivo, la ley de Darcy debería ser modificada para determinar el volumen de filtrado VF. La tasa de filtración, q, es igual al cambio del volumen de filtrado dividido por la variación de tiempo, dVF/dt. El espesor del
revoque, h, puede ser definido matemáticamente de la siguiente manera:
h = (VF) FSLDS-LODO
A [FSLDS-REVOQUE – FSLDS-LODO ]
Donde:
VF = Volumen de filtrado
FSLDS-LODO = Volumen de la fracción de sólidos en el lodo
FSLDS-REVOQUE = Volumen de la fracción de sólidos en el revoque
Sustituyendo esto en la ley de Darcy y resolviendo (integrando) para el volumen de filtrado:
2kt[FSLDS-REVOQUE – FSLDS-LODO]P VF = A √μ (FSLDS-VLODO)
Donde:
t = Tiempo
Esta ecuación demuestra que el volumen de filtrado está relacionado con la superficie y las raíces cuadradas del tiempo, la permeabilidad y la presión diferencial. Por lo tanto, el volumen de filtrado será menor cuando los tiempos
son más cortos y la permeabilidad del revoque y la presión diferencial son más bajas. El volumen de filtrado también
varía inversamente a las raíces cuadradas de la viscosidad y fracción de sólidos del lodo. Por lo tanto, el volumen de filtrado será menor cuando la viscosidad del filtrado aumenta. El efecto de las concentraciones de sólidos es complejo y no afecta el volumen de filtrado de la misma manera que las otras variables. En base a esta relación, puede ser
generalmente útil usar medidas de filtración, VF1, tomadas bajo un conjunto de condiciones para pronosticar la
filtración, VF2, bajo otro conjunto de condiciones.
FACTORES QUE AFECTAN LA FILTRACIÓN
Tiempo. Cuando todas las otras condiciones son constantes (presión, superficie, viscosidad, permeabilidad), la tasa de filtración y la velocidad de crecimiento del revoque disminuyen progresivamente con el tiempo, de la manera pronosticada por la ley de Darcy.
Para pronosticar el volumen de filtrado, VF2, sobre un periodo de tiempo considerado, t2, a partir de una medida de
filtración, VF1, tomada a un periodo de tiempo, t1, el volumen de filtrado captado estará en función de la raíz cuadrada de la relación entre los dos intervalos de tiempo:
VF2 = VF1√tt21
Donde:
VF2 = Volumen de filtrado desconocido a un tiempo t2
VF1 = Volumen de filtrado al tiempo t2
t2 = Periodo de tiempo considerado
t1 = Periodo de tiempo para VF1
Si el volumen de filtrado, VF1, se mide después de 1 hora y de nuevo después de 4 horas, el segundo volumen de filtrado,
VF2, será 2 veces el volumen del primer filtrado, y no 4 veces el volumen.

VF2 = VF1√41 = VF1 x 2
Si se conoce el volumen de filtrado para un tiempo de prueba, se puede pronosticar el volumen para otro tiempo
de prueba. El tiempo de la prueba de filtración de API es 30 minutos. En el campo, se suele usar un tiempo de prueba
de 7 1/2 minutos y doblar el volumen de filtrado para estimar el valor API a 30 minutos.
VF2 = VF1√73.05 = VF1 x 2
Advertencia: Esta práctica puede causar errores graves en el volumen de filtrado API registrado. Si el lodo tiene una pérdida instantánea alta, el doble del volumen de filtrado a 7 ½ minutos será mayor que el volumen verdadero de filtrado API a 30 minutos. Si el lodo tiene una baja tasa de filtración, el volumen de filtrado que llena la trayectoria
de flujo vacía en la celda del filtro antes de que se recoja el fluido (volumen retenido) hará que el doble del volumen de filtrado a 7 1/2 minutos sea inferior al volumen verdadero de filtrado API a 30 minutos.
La prueba de filtración ATAP de API siempre debe ser realizada durante 30 minutos. Los efectos térmicos y el volumen retenido por la celda hacen que la prueba ATAP de 7 1/2 minutos sea insignificante.
Como se ilustra en la Figura 3, la tasa de filtración es lineal cuando se traza el volumen de filtración en relación con la
raíz cuadrada del tiempo o en una escala semilogarítmica. El volumen de filtrado aumenta en proporción directa a la raíz cuadrada del tiempo. En general, una línea recta trazada a varios tiempos no pasa por el punto de origen; por lo tanto, por lo menos dos puntos de la línea deben ser usados para extrapolar a periodos de tiempo más largos.
Una pérdida instantánea alta hará que la línea tenga una intercepción positiva en el eje vertical (y).
La intercepción positiva indica simplemente que un chorro de filtrado pasó a través del papel filtro antes que se
formara el revoque, limitando el flujo de filtrado. Una pérdida de filtrado baja y una celda seca con un gran volumen
retenido causarán una intercepción negativa del eje vertical. Esto se debe a que una parte del filtrado debe llenar la
trayectoria de flujo vacío y drenar la línea antes de que se pueda captar la primera gota, de manera que no se recoge el
volumen verdadero del filtrado. Este error es más marcado cuando se toman medidas durante cortos periodos de
tiempo y puede ser compensado en cierto modo por la pérdida instantánea.
Diferencia de presiones – compresibilidad del revoque.
Cuando todas las demás condiciones son constantes (tiempo, superficie, viscosidad y permeabilidad), el volumen de filtrado a dos presiones diferentes debería ser proporcional a las raíces cuadradas de las presiones, de la manera pronosticada por la ley de Darcy. Sin embargo, el revoque de la mayoría de los fluidos de perforación es comprimible, por lo tanto la permeabilidad disminuye con el aumento de presión. La compresibilidad y la reducción de la  permeabilidad del revoque son características deseables que limitan la filtración y el espesor del revoque. La bentonita de alta calidad, cuando está correctamente hidratada, es uno de los mejores materiales para aumentar la compresibilidad del revoque.
Sin embargo, cualquiera que sea la compresibilidad del revoque, las tasas de filtración aumentan generalmente
cuando la presión diferencial es más alta. La compresibilidad del revoque puede ser evaluada midiendo el volumen de
filtrado a dos presiones considerablemente diferentes. Un método compara el volumen de filtrado captado a 500 y 100
psi. Las dos muestras de lodo comparadas tenían el mismo filtrado API, marcado Punto A. Las pruebas de alta temperatura y 100 psi están marcadas Puntos B y B’, mientras que el filtrado ATAP está marcado Punto C y C’. (Otro
procedimiento de prueba común compara dos pruebas realizadas a 200 y 100 psi, y a temperatura ambiente.) Estas
pruebas de alta presión, utilizando una celda ATAP, pueden ser realizadas a temperatura ambiente o a temperaturas
elevadas.
Si los sólidos del lodo forman un revoque comprimible, el volumen de filtrado registrado a la presión más alta sólo debería ser un poco más grande que el volumen de filtrado registrado a la presión más baja. Un revoque incomprimible producirá el volumen de filtrado de alta presión pronosticado por la ley de Darcy. Éste es igual al volumen de filtrado de presión baja, VF1, multiplicado por la raíz cuadrada de la relación P2/P1.
VF2 = VF1√PP21
Donde:
VF2 = Volumen de filtrado desconocido a la presión diferencial P2
VF1 = Volumen de filtrado a la presión diferencial P1











P2 = Presión diferencial considerada
P1 = Presión diferencial para VF1
Esta relación no debería usarse para estimar las características de filtración a otra presión. Sin embargo, a veces se usa una comparación entre VF2/VF1 la raíz cuadrada de P2/P1 ipara estimar la compresibilidad del revoque. Una
relación VF2/VF1 inferior a la raíz cuadrada de P2/P1 indica la presencia de un revoque comprimible.
La raíz cuadrada de P2/P1 indicará la pendiente de la línea trazada en la Figura.
 El Lodo 1 (B’-C’) tiene un revoque muy comprimible, tal como lo demuestra la pendiente negativa. El Lodo 2 (B-C) tiene un revoque relativamente incomprimible con una pendiente positiva. La raíz cuadrada de P2/P1 para el Lodo 2 (revoque incomprimible) es 2,0, lo cual se aproxima al multiplicador de 2,23 (√500/100), calculado por la ley de Darcy.
Permeabilidad del revoque. La permeabilidad del revoque es el factor limitante que controla la filtración dentro
de la formación. El tamaño, la forma y la capacidad de las partículas para deformarse bajo presión son factores
importantes para el control de la permeabilidad. Las lechadas con altas concentraciones de pequeñas partículas
forman revoques de baja permeabilidad.
En general, las partículas coloidales (menos de 2 micrones) como la bentonita proporcionan el más alto nivel de control de pérdidas de fluido. Sin embargo, el control óptimo se logra teniendo una amplia variedad de tamaños de partícula.
Las partículas más pequeñas sellan las aberturas entre las partículas más grandes, para formar un revoque de baja
permeabilidad.Las partículas planas con grandes áreas superficiales, tal como la bentonita, pueden formar un revoque que se parece al techo de una casa cubierto con guijarros. Las partículas planas son más eficaces que las partículas esféricas o de forma irregular, ya que forman un revoque más compacto. Además, como se mencionó anteriormente, los revoques que contienen bentonita son comprimibles. La bentonita hidratada de alta calidad es esencial para obtener un revoque de baja permeabilidad. Las partículas de bentonita son pequeñas (muchas son de menos de 0,05 micrón), tienen una gran área superficial, una forma plana, laminar, y pueden deformarse fácilmente. Cuando la
hidratación de las partículas aumenta, la permeabilidad del revoque resultante disminuye. Los revoques de bentonita en agua dulce tienen una permeabilidad de aproximadamente 1 microdarcy. La baja permeabilidad del revoque limita la pérdida de filtrado y el espesor del revoque. Las permeabilidades de los revoques se miden en microdarcys. La
permeabilidad del yacimiento se mide en milidarcys. Un buen revoque es aproximadamente 1.000 veces menos
permeable que la formación permeable sobre la cual el revoque se está depositando. La calidad del revoque depende de la optimización de la composición de los sólidos del fluido, de manera que la concentración de sólidos perforados no perjudique el rendimiento de la bentonita y de los aditivos de control de filtración. En una formación muy permeable con grandes aberturas de poro, puede que sea necesario usar un agente puenteante para impedir que el lodo entero fluya dentro de la formación. Las grandes partículas deben depositarse primero para sellar las grandes aberturas e iniciar la deposición de un revoque. El tamaño de dichos agentes puenteantes debe ser por lo menos igual a la mitad del tamaño de las más grandes aberturas. Las partículas medianas y pequeñas sellarán los agujeros restantes que son sucesivamente más pequeños. Las arcillas coloidales, otros aditivos de lodo, la gilsonita y gotas de aceite emulsionado (o salmuera) reducen aún más la permeabilidad. Los agentes puenteantes incluyen el carbonato de calcio, la celulosa molida (M-I-X™ II) y una gran variedad de materiales de pérdida de circulación. El espesor del revoque y la tasa de filtración están relacionados con la raíz cuadrada de la permeabilidad del revoque (como la relación con el tiempo). Sin embargo, esta relación no se usa porque es difícil medir y controlar las variaciones de la permeabilidad del revoque.
Viscosidad. Cuando todas las demás condiciones son constantes (tiempo, superficie, presión, permeabilidad), el volumen de filtrado para dos filtrados que tienen diferentes viscosidades, varía inversamente a la raíz cuadrada de la
relación entre las viscosidades, de la manera pronosticada por la ley de Darcy.
Los aumentos de la viscosidad de filtrado reducen la pérdida de filtrado y el espesor del revoque. Muchos aditivos de control de filtración aumentan la viscosidad del filtrado y reducen la permeabilidad del revoque.
El aumento de la temperatura reduce la viscosidad del filtrado, la cual, a su vez, aumenta la pérdida de filtrado. Debido a esta reducción de la viscosidad del filtrado, todos los lodos sufren mayores pérdidas de filtrado cuando la
temperatura aumenta, que el líquido base sea el agua, la salmuera, el aceite o un sintético. Una excepción sería un lodo de bentonita de agua dulce recién preparado, el cual puede sufrir una menor pérdida de filtrado al ser expuesto por primera vez a temperaturas ligeramente elevadas, debido a la mayor dispersión e hidratación de las partículas de bentonita.
Aunque el agua no sea considerada viscosa, las variaciones de temperatura afectan su viscosidad lo suficiente para
aumentar considerablemente el volumen de filtrado. La Tabla 1 indica la viscosidad del agua a varias temperaturas. Usando estos datos y la ecuación proporcionada a continuación, se puede estimar el volumen de filtrado a otras temperaturas.
La relación entre el volumen del filtrado y las variaciones de viscosidad es la siguiente:
VF2 = VF1√μμ21
Donde:
VF2 = Volumen de filtrado desconocido con la viscosidad del filtrado μ2
VF1 = Volumen de filtrado con la viscosidad del filtrado μ1
μ1 = Viscosidad del filtrado para VF1 (a la temperatura )
μ2 = Viscosidad del filtrado considerada (a la temperatura 2)
Si la pérdida de filtrado a 68ºF es de 5 cm3, entonces se puede estimar la pérdida de filtrado a la Temperatura de Fondo (BHT) de 300ºF mediante la variación de la viscosidad del filtrado. La viscosidad del agua es 1,005 cP a 68ºF y 0,184 cP a 300ºF. Sustituyendo estos valores en la ecuación, este aumento de la temperatura produciría un aumento de la pérdida de filtrado hasta:
VF2 = 5√10..010854 = 5√5.46
= 5 X 2.34 = 11.7 cm3

FILTRACIÓN DINÁMICA
La filtración dinámica es sensiblemente diferente de la filtración estática, muchas veces con tasas de filtración
considerablemente más altas. No existe ninguna correlación directa entre las medidas de filtración estática de API y
ATAP y la filtración dinámica. La experiencia ha demostrado que un lodo que demuestra buenas características de
filtración estática y estabilidad tendrá un rendimiento satisfactorio bajo las condiciones reales de perforación,
indicando que la pérdida de filtrado dinámica está comprendida dentro de un rango satisfactorio.
La filtración comienza tan pronto como la barrena expone la roca permeable. Un sobrebalance de la presión hidrostática causará el flujo inmediato del filtrado dentro de la formación a una velocidad elevada. A medida que la filtración continúa, los sólidos más grandes de lodo sellan las formaciones porosas y un revoque empieza a formarse – bajo condiciones dinámicas. Como con la filtración estática, la permeabilidad del revoque limita la filtración, no la
permeabilidad de la formación. La turbulencia del flujo de fluido en la barrena y en las partes adyacentes a los
portamechas tiende a mantener estas tasas de filtración a altos niveles, mediante la erosión del revoque. Bajo
condiciones dinámicas, las tasas de filtración no disminuyen con el tiempo, como con la filtración estática. Además, el
espesor del revoque no sigue aumentando. En cambio, se establece un equilibrio entre la deposición del revoque
y la erosión hidráulica, de manera que la tasa de filtración dinámica se vuelve más o menos constante. Puede que se trate menos de la erosión verdadera que de la tendencia del movimiento del fluido a impedir la deposición de las partículas sólidas de una manera organizada. El equilibrio del revoque es determinado principalmente por las características de los sólidos del lodo (tamaño, composición y concentración de las partículas), y en menor parte por las condiciones hidráulicas (flujo turbulento o laminar) y la viscosidad del filtrado.
Los revoques dinámicos son más delgados y más sólidos que los revoques estáticos. A medida que la perforación
continúa, el pozo está sujeto a condiciones dinámicas. Una vez que los portamechas pasan más allá de la formación permeable, las condiciones de flujo laminar normalmente predominan y las fuerzas de erosión hidráulica disminuyen. Bajo condiciones laminares, las tasas de filtración dinámica son considerablemente más bajas que bajo las condiciones turbulentas, y se puede hacer una correlación con las características de filtración estática. Durante las conexiones y los viajes, las condiciones estáticas depositan un revoque estático y las tasas de filtración disminuyen (raíz cuadrada
del tiempo). Cuando se reanuda la circulación, el revoque estático depositado sobre el revoque dinámico comienza a desgastarse (quizás totalmente, según las condiciones hidráulicas) hasta que se logre de nuevo el equilibrio a una tasa de filtración constante.
Los estudios han identificado varias diferencias importantes entre la filtración dinámica y la filtración estática. Una
diferencia es el efecto del aceite emulsionado u otros líquidos inmiscibles. Aunque estos líquidos insolubles
reduzcan la pérdida de filtrado estática y el espesor del revoque, en realidad aumentan la filtración dinámica al causar
que el revoque sea menos cohesivo y más erosionable. Otra diferencia es que el aumento de la concentración de polímeros de control de filtración para reducir la pérdida de filtrado API a niveles ultrabajos puede aumentar la filtración dinámica. Estas diferencias se deben principalmente a la modificación de la resistencia ante la erosión de los revoques.
Los revoques dinámicos depositados por fluidos floculados son más gruesos pero más cohesivos que los revoques
depositados por fluidos desfloculados. La resistencia a la erosión de los revoques floculados parece estar relacionada con los sólidos de arcilla que son mantenidos unidos por las cargas electrostáticas. Los revoques de los fluidos desfloculados parecen ser más erosionables porque sus cargas son neutralizadas. Esto no significa que los fluidos floculados serían preferidos en lo que se refiere a la filtración dinámica. La alta tasa de filtración indeseable y el mayor espesor del revoque anulan cualquier ventaja posible que sería obtenida con un revoque más sólido y menos rosionable.
Como con la filtración estática, los fluidos y los revoques que contienen una cantidad suficiente de bentonita de alta calidad producen las más bajas tasas de filtración, los revoques más delgados y las características globales de filtración más deseables.
Aditivos de Control de Pérdida de Filtrado
PARA FLUIDOS DE PERFORACIÓN BASE AGUA
Varios tipos de aditivos de control de filtración son usados en los lodos base agua. Las recomendaciones de tratamiento se basan en el sistema de lodo y su ambiente químico.
Arcillas. Las arcillas están clasificadas en grupos en base a la mineralogía. Cada  grupo puede contener una gran variedad de subgrupos con propiedades considerablemente diferentes. Arcillas similares pueden formarse en ambientes geológicos ligeramente distintos, y esto afecta la pureza y las características de una fuente de arcilla en particular.
Tres arcillas son usadas como aditivos de lodo: atapulgita, sepiolita y bentonita de sodio. M-I GEL® y M-I GEL SUPREME™ están compuestos de bentonita de sodio (o montmorillonita de sodio), la cual forma parte del grupo de arcillas esméctitas. La atapulgita (SALT GEL®) y la sepiolita (DUROGEL®) son arcillas en forma de aguja que son usadas como viscosificadores coloidales mecánicos en las salmueras de alta salinidad. Estas arcillas no proporcionan control de filtración, y por lo tanto, este capítulo no tratará más sobre ellas. La bentonita de calidad API es la arcilla principal que se usa en los fluidos de perforación base agua y tiene su origen en Wyoming, de ahí su nombre de bentonita de “Wyoming” (bentonita de sodio). Tiene uno de los más altos rendimientos (es decir que genera el más grande volumen de lodo a una viscosidad determinada) y es una de las arcillas más hidratables del mundo; esta arcilla es considerada como un producto de primera calidad. La bentonita de Wyoming es el mejor producto que se puede usar en la formulación de un lodo con buenas propiedades de revoque y control de filtración. La bentonita no solamente proporciona el control de filtración, sino también aumenta la viscosidad; por lo tanto, en las aplicaciones de lodo densificado y de altas temperaturas, la concentración de bentonita debería limitarse al rango de 7,5 a 15 lb/bbl. Los fluidos no densificados usan frecuentemente una concentración de bentonita de 15 a 30 lb/bbl, según la composición química del agua de preparación y la viscosidad deseada. Cualquier concentración superior a 7,5 lb/bbl proporcionará una buena base para el revoque y las características de filtración. Las partículas de bentonita son delgadas con un área superficial grande.
Al ser examinadas con un microscopio, estas partículas se parecen a pequeños trozos flexibles, planos y delgados de celofán u hojas de papel húmedo. La bentonita molida de primera calidad tiene un alto porcentaje de partículas de menos de un micrón de ancho (ver la Figura 7). Aunque este tamaño parezca ser pequeño, las laminillas de arcillas pueden tener un espesor de solamente 10 angstroms. Estas dimensiones le proporcionan a las laminillas de arcilla una relación muy alta de diámetro a espesor (1.000 a 1) y un área superficial muy alta por unidad de peso (~45 m2/g). Cuando está desfloculada, la estructura de la laminilla permite que la bentonita
se asiente plana sobre el revoque y lo selle de una manera que se compara frecuentemente con el techo de una casa que está cubierto con guijarros. Las superficies de la bentonita de sodio tienen una alta densidad de cargas
eléctricas. Esta alta densidad de cargas facilita la hidratación en agua dulce, al atraer numerosas capas de moléculas de agua hacia su superficie. Estas partículas de bentonita hidratada se deforman y se comprimen fácilmente cuando son sometidas a presiones y forman revoques de baja porosidad y muy baja permeabilidad. La cantidad de agua que forma un enlace con una laminilla de bentonita hidratada puede ser determinada haciendo pasar un revoque de bentonita de agua dulce a través de una retorta. Estos revoques contendrán aproximadamente 85 por ciento en volumen de agua y solamente 15 por ciento en volumen de bentonita.
La bentonita de sodio no se hidrata tanto o con la misma velocidad en agua que contiene sales o calcio. En agua
salada o agua dura, la tasa de filtración será incontrolable si no se agregan desfloculantes y/o otros aditivos de
control de filtración. El rendimiento de la bentonita en lodos que contienen sales o calcio puede ser mejorado
considerablemente si la bentonita es prehidratada en agua dulce y tratada con desfloculantes antes de ser agregada al sistema de lodo. La bentonita que ha sido prehidratada y desfloculada puede ser usada en sistemas saturados de sal para mejorar la filtración ATAP. Con el tiempo, la bentonita prehidratada se floculará y deshidratará al ser añadida a los lodos que contienen sales o calcio. Cuando esto ocurre, tratamientos adicionales de bentonita prehidratada serán necesarios para mantener las propiedades del sistema. Para prehidratar la bentonita:
1. Añadir el agua de preparación al tanque de prehidratación y tratar el calcio a menos de 100 mg/l con carbonato de sodio. (¡No tratar el calcio hasta cero, ya que esto puede producir la contaminación por el carbonato!)
2. Añadir 30 a 40 lb/bbl de M-I GEL o 40+ lb/bbl de M-I GEL SUPREME al agua de preparación, a través de la tolva.
3. Agitar y cortar la lechada de bentonita durante 3 a 4 horas.
4. Para sistemas de lodo no dispersos de bajo pH, omitir las etapas 5 y 6.
5. Añadir 0,5 a 1,0 lb/bbl de soda cáustica a la bentonita prehidratada a través del barril químico y cortar durante una hora más.
6. Añadir 0,5 a 1,5 lb/bbl de SPERSENE™ o SPERSENE CF® a la bentonita prehidratada a través de la tolva.
7. Agitar y cortar la bentonita desfloculada prehidratada durante por lo menos una hora antes de agregarla
al sistema de lodo.
Se puede agregar bentonita seca a los sistemas de lodo inhibido (calcio, potasio, sal, etc.) simplemente para
modificar la granulometría. Estas partículas delgadas de bentonita pueden actuar como agentes puenteantes para
otros agentes poliméricos de control de filtración, aunque la bentonita no esté hidratada. Sin embargo, se prefiere
generalmente usar bentonita prehidratada, cuando sea posible. El contenido total de sólidos perforados y la relación de sólidos perforados a bentonita deben ser controlados para optimizar las propiedades y el rendimiento de un fluido de perforación. El porcentaje total en volumen de sólidos de baja gravedad específica debería ser mantenido dentro de los límites predefinidos, mediante la dilución o el uso de equipos de control de sólidos. Las centrífugas usadas para la recuperación de barita eliminan la bentonita. Tratamientos periódicos con bentonita deberían realizarse durante la centrifugación.


Polímeros. Los polímeros son los productos de control de filtración más usados en los lodos base agua. Pueden
variar de almidones naturales y celulosa modificada a polímeros sintéticos complicados, capaces de proporcionar el control de filtración a temperaturas elevadas y en condiciones adversas. Estos polímeros a veces se clasifican según su acción dentro de un sistema de lodo, así como también según su composición química. La clasificación basada en la acción depende de si el polímero se adsorbe en los sólidos o viscosifica la fase fluida.
Los polímeros de pérdida de filtrado más comunes no sólo viscosifican la fase fluida, sino también se adsorben en los sólidos cuando son usados en suficientes concentraciones, proporcionando la encapsulación de dichos sólidos. Al agregar polímeros a los lodos será necesario tomar ciertas precauciones, debido a las posibles interacciones con otros productos químicos contenidos en el sistema de lodo. Para las operaciones en el campo, se recomienda realizar pruebas piloto antes de usar un nuevo aditivo de control de filtración.
Los polímeros reducen la pérdida de filtrado de varias maneras:
1. Sellando las aberturas del revoque con partículas de polímeros.
2. Encapsulando los sólidos mediante la formación de un revestimiento o una película deformable más grande que reduce la permeabilidad del revoque.
3. Mediante la viscosificación de la fase líquida.
Almidón. El almidón, un polímero de carbohidrato natural, ha sido usado para controlar la filtración en los fluidos de perforación desde los años 1930. Se puede conseguir con facilidad como almidón amarillo (no tratado) y blanco (modificado). Los almidones pueden ser usados en agua de mar, agua salada, agua dura y salmueras complejas. Los almidones más económicos y más usados son preparados a partir de maíz o papas, pero también hay almidones disponibles que son preparados a partir de otros productos agrícolas. La mayor parte del almidón que se usa para el control de filtración es preparado mediante la separación y el calentamiento de los  ranos de almidón para romper su capa de amilopectina. Esto libera la amilosa, la cual absorbe el agua y se hincha para formar bolsas esponjosas. La amilosa causa una disminución de la filtración mediante la reducción de la cantidad de agua libre en el sistema y la obturación de los poros del revoque. Se dice que los almidones tratados de esta manera están pregelatinizados. El rendimiento de estos almidones no debería verse afectado por el pH, la salinidad, la dureza o temperaturas inferiores a 250ºF. Los almidones están frecuentemente clasificados como materiales “no iónicos”, aunque puedan tener un carácter muy ligeramente aniónico. A veces se usa el almidón como viscosificador en los fluidos de salmuera, pero las soluciones de almidón son más newtonianas y no proporcionan la suspensión de los recortes y de los materiales densificantes.
MY-LO-JEL™ El almidón de maíz
pregelatinizado es un aditivo económico de control de filtración que es eficaz en todas las aguas de preparación, desde el agua dulce al agua saturada de sal. A menos que el lodo sea un sistema saturado de sal o que el pH sea > 11,5, este almidón estará sujeto a la fermentación. Si no se cumple alguna de estas condiciones, un biocida apropiado (también llamado bactericida o preservativo), aceptable según los reglamentos locales, debería ser usado para evitar la fermentación. Una vez que la fermentación comienza, enzimas bacterianos pueden estar presentes, lo cual hace que cualquier adición de almidón sea ineficaz, incluso después de eliminar las bacterias activas con biocida. El almidón se degrada rápidamente a temperaturas superiores a 250ºF. Las concentraciones normales de MYLO-JEL varían de 3 a 8 lb/bbl, según la composición química del agua y la pérdida de filtrado deseada. Los almidones como My-Lo-Jel suelen requerir una concentración umbral mínima antes de que se pueda observar cualquier reducción significativa de la pérdida de filtrado. Tratamientos diarios son necesarios para mantener las concentraciones deseadas. 
POLY-SAL™ es un almidón de papa preservado para el control de pérdida de filtrado en prácticamente cada tipo de lodo base agua, desde los sistemas de agua dulce a los sistemas saturados de sal y de calcio. POLY-SAL es un aditivo eficaz de control de filtración para perforar las secciones de evaporita (sal) y lutita hidratable. También es muy eficaz para estabilizar la filtración y la reología de las salmueras de alta salinidad usadas en las operaciones de rehabilitación. Poly-Sal es térmicamente estable hasta
aproximadamente 250ºF, después de lo cual empieza a sufrir una degradación térmica.
Las concentraciones normales de POLYSAL varían de 2 a 6 lb/bbl, según la composición química del agua y la pérdida de filtrado deseada. Los almidones como POLY-SAL suelen requerir una concentración umbral mínima antes de que se pueda observar cualquier reducción significativa de la pérdida de filtrado. Tratamientos diarios son necesarios para mantener las concentraciones deseadas.
 FLO-TROL® es un almidón modificado que se usa para el control de pérdida de filtrado, principalmente en el sistema FLO-PRO® de fluidos de perforación de reservorio no dañinos. Este almidón es especial porque ayuda a aumentar la viscosidad a muy baja velocidad de corte en el sistema FLO-PRO, mientras que la mayoría de los otros almidones reducen esta propiedad. Puede usarse en otros sistemas de lodo base agua, especialmente en las salmueras de alta salinidad usadas para las operaciones de rehabilitación y completación. FLO-TROL es térmicamente estable hasta más de 250ºF, después de lo cual empieza a sufrir una degradación térmica. Las concentraciones de FLO-TROL varían de 2 a 6 lb/bbl, según la composición química del agua y la pérdida de filtrado deseada. Los almidones como FLO-PRO suelen requerir una concentración mínima antes de que se pueda observar cualquier reducción significativa de la pérdida de filtrado. Tratamientos diarios son necesarios para mantener las concentraciones deseadas.
THERMPAC® UL es un aditivo de control de filtración con almidón modificado, creado para ser usado en la mayoría de los sistemas base agua, incluyendo los lodos de agua dulce, lodos de agua salada, lodos salados y lodos de bajo  contenido de sólidos. Tiene una viscosidad Ultra-Baja (UL) y no genera tanta viscosidad como muchos de los demás almidones o aditivos de celulosa.
THERMPAC UL no está sujeto a la degradación por actividad bacteriana. Su eficacia disminuye en los fluidos de alta salinidad (>100.000 mg/l de cloruros) y de alta dureza (>800 mg/l). Los
productos PAC de ultra-baja viscosidad, tal como el POLYPAC® UL, deberían ser usados para los sistemas saturados de sal.
THERMPAC UL está sujeto a la degradación térmica a temperaturas comprendidas en el rango de 250 a 275ºF.
THERMPAC UL reduce la pérdida de filtrado en agua dulce o salada. Las concentraciones normales varían de 0,5
a 2,0 lb/bbl, según la composición química del agua y la pérdida de filtrado deseada.
Carboximetilcelulosa de Sodio
(CMC) es un polímero natural modificado que se usa para el control de filtración. La estructura de la CMC es
una molécula de cadena larga que puede ser polimerizada en diferentes longitudes o grados. El material se prepara comúnmente en tres grados, cada uno de los cuales tiene diferentes propiedades de viscosidad, suspensión y reducción de la pérdida de filtrado. Los tres grados son Alta Viscosidad (HV), viscosidad media o
regular (R), y Baja Viscosidad (LV). El polímero CMC también está disponible en purezas que varían de un grado técnico de 75% a un grado refinado de 99,5+%. La CMC de grado técnico contiene sal de cloruro de sodio, un producto secundario del proceso de fabricación.
La CMC es un aditivo eficaz de control de pérdida de filtrado en la mayoría de los lodos base agua. Es especialmente eficaz en los sistemas tratados con calcio, donde actúa para estabilizar las propiedades. La CMC no está sujeta a la degradación por actividad bacteriana y es eficaz cuando el pH es alcalino. La eficacia de la CMC disminuye cuando las concentraciones de sal son superiores a 50.000 mg/l. La CMC está sujeta a la
degradación térmica a temperaturas superiores a 250ºF.

FLUIDOS DE PERFORACIÓN BASE ACEITE Y
SINTÉTICO
La pérdida de filtrado API de estos sistemas es generalmente nula, o demasiado baja para constituir una medida eficaz. La tasa de filtración de los lodos base aceite, salvo indicación contraria, se refiere a la filtración ATAP.
Los antiguos sistemas base aceite estaban compuestos “totalmente de aceite” y no contenían ninguna salmuera. En general contenían de 1 a 5 por ciento en volumen de agua, como la formación. Los sistemas “totalmente de aceite” siguen siendo usados actualmente para aplicaciones especiales como la extracción de núcleos y cuando
los cambios producidos por fuertes emulsificantes causan daños a la formación. Estos sistemas usan frecuentemente materiales asfálticos y arcilla organofílica para proporcionar el control de filtración y la viscosidad.
Algunos sistemas usan modificadores de viscosidad diseñados para lubricar el aceite y otros productos químicos más complejos para la viscosidad y el control de filtración.
La mayoría de los fluidos base aceite y sintético son emulsiones. Su fase fluida es una emulsión, con el aceite o el sintético como fase continua, y la salmuera como fase emulsionada. Estos sistemas contienen de 10 a 50 por ciento en volumen de salmuera, generalmente de cloruro de calcio. La salmuera emulsionada forma gotas coloidales que son inmiscibles en el aceite o sintético. Estas gotas de salmuera quedan atrapadas en el revoque y reducen la permeabilidad del revoque y la pérdida de filtrado. Los lodos de emulsión inversa pueden contener emulsificantes, agentes humectantes, arcillas organofílicas, asfaltos y/o lignito tratado con aminas, polímeros, cal y material densificante. Las composiciones químicas de estos aditivos y sus interacciones son complejas y se
describen detalladamente en los capítulos que tratan de los lodos base aceite y sintético. La tasa de filtración de los lodos de emulsión inversa es afectada
por otros aditivos que los aditivos de control de filtración.
Líquido de base. El líquido de base aceite o sintético puede afectar las tasas de filtración y la selección de aditivos que deben ser usados para controlar la filtración. La viscosidad de los fluidos de base sólo afectará ligeramente las tasas de filtración, de acuerdo con la ley de Darcy. En las regiones donde inviernos extremadamente fríos pueden esperarse, se añaden antigelificantes a los aceites combustibles durante los periodos fríos. Estos antigelificantes pueden hacer que el aceite diesel no sea apropiado para ser usado en los fluidos de perforación. Las pruebas de campo no pueden detectar estos antigelificantes, pero las pruebas piloto pueden determinar si el aceite diesel es apropiado para ser usado en las emulsiones inversas.
Salmuera. Los lodos de emulsión inversa usan salmuera de cloruro de sodio o cloruro de calcio en la fase interna de la emulsión. La fase emulsionada de la salmuera actúa como un delgado sólido coloidal en los lodos
de emulsión inversa y las pequeñas gotas contribuyen considerablemente al control de filtración. El contenido de
salmuera afecta muchas propiedades y no se aumenta simplemente para reducir la pérdida de filtrado. Esto es cierto especialmente en los lodos densificados, donde la salmuera adicional actúa como un sólido, aumentando la viscosidad.
Emulsificantes. Aunque los emulsificantes no sean verdaderos aditivos para el control de filtración, pueden reducir la filtración aumentando la intensidad de la emulsión si ésta no es estable. Los factores que indican la
necesidad de añadir más emulsificante son una tendencia baja o decreciente en la Estabilidad Eléctrica (ES) y/o la presencia de agua en el filtrado ATAP captado. Una emulsión suficientemente  estable debería ser establecida antes de tratar con aditivos para el control de filtración. Si un emulsificante requiere cal para ser activado, se debe mantener un excedente de cal en el lodo.
Agentes humectantes. Los sólidos (arcillas, sólidos perforados y material densificante) deben ser “humectados” por el líquido de base, si no tenderán a sedimentarse, aumentando la viscosidad y la pérdida de filtrado. Los agentes humectantes y emulsificantes apropiados deben ser usados en concentraciones suficientes para mantener todos los sólidos adecuadamente “humectados”. Si la cantidad de agente humectante presente no es suficiente, la adición de agente humectante reducirá las propiedades reológicas. Las pruebas piloto pueden determinar si se necesita aumentar la cantidad de agente humectante.
Viscosificadores. El viscosificador principal en los lodos de emulsión inversa es la arcilla organofílica. Aunque no se hidrate, esta arcilla reduce la tasa de filtración al proporcionar un sólido coloidal para formar un revoque básico.
Aditivos de control de filtración. Los aditivos principales de control de filtración para los lodos de emulsión
inversa son el asfalto, la gilsonita (asfalto natural), el lignito tratado con aminas y otras resinas y polímeros especializados. Los materiales asfálticos suelen proporcionar un mejor control de filtración que el lignito tratado con aminas, a iguales concentraciones y temperaturas. Algunos operadores prohíben el uso de materiales asfálticos por temor a que perjudiquen la permeabilidad de la formación. Los reglamentos ambientales locales y las políticas de M-I deberían ser considerados antes de usar VERSATROL® o cualquier otro material asfáltico en un lodo base sintético.
SALMUERAS DE REHABILITACIÓN Y COMPLETACIÓN
Los términos “sin sólidos” y “clara” se usan frecuentemente para describir las salmueras usadas para perforar en zonas productivas, colocar filtros de grava y para otras operaciones de completación y rehabilitación. Ocasionalmente, se usa carbonato de calcio y sal de granulometría determinada (cloruro de sodio) en estas salmueras para impedir la pérdida de circulación (fuga). Lo ideal sería que estas salmueras no contengan ningún sólido insoluble en ácido (arcillas, arena, barita, etc.). Las salmueras de cloruro de sodio, cloruro de calcio, bromuro de sodio, bromuro de calcio, y a veces bromuro de cinc son usadas para estas aplicaciones. Las salmueras de bromuro de cinc no se usan mucho porque son corrosivas y muy costosas.
Las salmueras pueden aumentar la densidad para el control del pozo sin introducir sólidos que podrían producir
daños a la formación. La alta salinidad también inhibe el hinchamiento de las arcillas de la formación. Aunque estas salmueras no sean tan dañinas a la formación como el agua dulce o el agua salada, su pérdida debe ser  controlada. Los aditivos de control de filtración para estos sistemas se componen generalmente de polímeros y agentes puenteantes. El polímero más usado para la viscosidad es la Hidroximetilcelulosa (HEC).
Los polímeros son usados para la viscosidad y el control de pérdida de filtrado. Los agentes puenteantes son
necesarios para sellar las aberturas de la formación que son demasiado grandes para ser selladas por los polímeros. M-I suministra moliendas grandes, medianas  y finas de partículas de granulometría determinada de carbonato de calcio (mármol o caliza) para ser usadas como agentes puenteantes. Los tamaños medianos típicos de partículas para estos productos son: grueso (104 micrones), mediano (43 micrones) y fino (13 micrones). El tamaño medio de las partículas para un agente puenteante debería ser por lo menos igual a la mitad del tamaño de la abertura de poro. Como los tamaños de molienda cubren un rango más amplio que solamente los tamaños medianos de las partículas, las partículas de gran tamaño serán suficientes para iniciar la obturación.



1 comentario: